Una bonita sonrisa, reflejo de una sana alimentación

Una buena nutrición es clave para tener unos dientes sanos y fuertes. La calidad de los alimentos, tanto por su composición como por las múltiples combinaciones que se hagan de ellos, afecta al estado de la dentadura. En la actualidad las cuestiones estéticas y de salubridad son de vital importancia. Los profesionales lo saben. La sociedad lo sabe. Y cuidar de ese bienestar es motivo de muchas preocupaciones, sobre todo cuando se trata de lucir una bonita sonrisa.

En general conseguir una boca sana y unos dientes blancos y brillantes depende mucho de la dieta que uno lleve. Pero ¿sabes qué alimentos son más beneficiosos? Existen grandes aliados. Algunos más conocidos que otros, pero que en definitiva nunca pueden faltar en una nevera.

– El agua, pilar de nuestra vida. Además de ser un elemento necesario para la supervivencia del ser humano, influye de forma directa en la salud oral. El agua estimula la producción de saliva y favorece la hidratación de las encías. Proceso que bloquea las bacterias que se acumulan en la boca. Sin duda, beber una cantidad abundante de agua contribuye en nuestra felicidad.

– Al rico producto lácteo. La leche, los yogures o el queso son alimentos bajos en azúcares y tienen un alto contenido en calcio y fósforo. Minerales muy completos que actúan directamente sobre la superficie del diente, la enriquecen y protegen. Como desayuno, almuerzo o cena, siempre tienen un hueco en la despensa.

– Una taza de té verde, por favor. Esta modalidad, tan de moda en los últimos tiempos, es rica en flúor y antioxidantes. Las catequinas ayudan a frenar la producción de sarro por las bacterias y, por consiguiente, a la prevención de las caries. Además, sus cualidades medicinales permiten curar multitud de enfermedades y afectan de forma positiva a los cinco órganos vitales. Es imposible resistirse a tantos beneficios.

– La historia comienza con una manzana. Masticar esta fruta después de cada comida ayuda a mantener una boca sana y limpia. Pues elimina los restos de la superficie de los dientes, refuerza las encías y reduce la placa bacteriana. Asimismo, sus propiedades ayudan a que la sonrisa luzca blanca y resplandeciente. Es conveniente incluir manzana con cáscara en la merienda tanto de mayores como pequeños. No hay cabida para el arrepentimiento.

– El apio, el rey de la huerta. Este, al igual que otros vegetales, si se mastica crudo, fomenta la generación de saliva. Esto permite una limpieza natural de la boca y la eliminación de bacterias indeseadas. Si a priori las verduras parecen poco apetecibles, en ensaladas o acompañadas de yogur o humus son mucho más sabrosas.

Estos alimentos, junto a los hábitos diarios de higiene, ayudarán al buen estado de la boca. Pero no solo eso. Porque presumir de salud oral asegura muchos otros beneficios para el cuerpo, aunque no sean tan visibles a primera vista. Cuanto antes se comience a llevar una dieta equilibrada, mejor. Y si no es así, no hay por qué preocuparse. Nunca es tarde para cuidar de tu sonrisa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos