¡Evítalos si quieres unos dientes blancos!

Así es el paciente perfecto