Revisión bucodental para afrontar el nuevo curso

Septiembre hizo su entrada. Adiós a los largos días en la playa, a las lecturas relajadas y a los baños infinitos. El verano va llegando a su fin y poco a poco, unos antes que otros, hay que incorporarse a la rutina diaria. Pero, después de tres meses de vacaciones, son los niños los que más sufren este cambio de ciclo. Se acerca la temida vuelta al cole y es momento de forrar libros, comprar maletas y etiquetar chalecos. Sin embargo, antes que todo eso, es conveniente que se revise la salud bucodental de los más pequeños. Una puesta a punto para comenzar el curso con pilas puestas.

Durante el periodo estival está demostrado que las personas, especialmente los menores de edad, alteran su dieta y hábitos de vida. Hecho principal que propicia el descuido de la higiene oral. Las altas temperaturas, la falta de aseo y la insuficiente hidratación suelen causar numerosos problemas orales. Infecciones, gingivitis, traumatismos dentales y caries son las principales afecciones que llenan las consultas odontológicas en el mes de septiembre.

Hay estudios que señalan que los niños que padecen dolencias en la boca tienen más problemas a la hora de estudiar, pues sufren fuertes dolores de cabeza y faltan a clase más que otros compañeros. Tomar medidas preventivas permitirá que puedan concentrarse en sus estudios, en vez de sufrir molestias orales. Porque nadie puede hacer cuentas, leer de carrerilla o estudiar el cuerpo humano mientras tiene un tedioso dolor de muelas. Reducir el consumo de helados, chucherías, refrescos, además de un correcto cepillado de dientes tras cada comida, les ayudará a llevar una vida normal y saludable.

Una vez que comiencen las clases, antes de salir de casa hay que asegurarse de que los más pequeños vayan desayunados y con los dientes limpios. Asimismo, es conveniente meter un neceser en la maleta con un cepillo y pasta dentífrica. Así, si pican entre horas o van al comedor, no se olvidarán de su higiene diaria.

Los padres deben ayudar a sus hijos, infundiéndoles ánimos ante el choque que supone retomar su rutina. Es importante establecer horarios y hábitos saludables, además de incluir la visita al dentista para descartar posibles problemas bucodentales. La infancia es una etapa crucial para lograr una boca sana de por vida. Y cuanto antes comiencen a valorar la importancia de una correcta higiene oral, más probabilidades tienen de lucir una sonrisa radiante en su etapa adulta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos