La sensibilidad dental

¿No te ha pasado alguna vez que has ido a tomar un helado o que has dado un sorbo al café y has sentido un poco de dolor en la dentadura? Si es así, es muy posible que tengas dientes sensibles. Pero no te asustes, la sensibilidad dental puede aparecer y desaparecer con el tiempo.

Esta patología se produce por la exposición gradual de la parte más blanda del diente –dentina– que se encuentra debajo del esmalte y que contiene los extremos de los nervios, que están llenos de líquido. Resulta que cuando bebemos o comemos alimentos y bebidas calientes, frías o dulces es posible que este líquido se mueva. Cuando esto ocurre, provoca que los extremos de los nervios reaccionen como respuesta, provocando un pinchazo molesto o un dolor breve y agudo.

La exposición de la dentina puede ocurrir debido a varios factores. A veces, se debe a la edad o a que no realizamos un cepillado correcto. Las bebidas ácidas también erosionan el esmalte. El bruxismo está relacionado con la falta de sensibilidad, ya que si tus dientes rechinan cuando duermes o si los aprietas durante el día, puedes estar desgastando el esmalte y exponiendo la capa de dentina subyacente de tu diente.

Cuando el tejido de las encías se inflama y se debilita por la gingivitis, es posible que tengas encías sensibles y puedas sentir sensibilidad dental porque la dentina queda expuesta. Cepillarse con demasiada fuerza o frecuencia también puede causar encías retraídas.

Ya sabes cuáles son las causas de la sensibilidad dental. ¿Quieres conocer ahora qué tipos de tratamientos existen? Lo primero que te queremos dejar claro es que el primer paso es descubrir qué es lo que la causa. Y para eso estamos los profesionales de Clínica Dental Imagen. El tratamiento dependerá de la causa concreta y va desde una pasta dentífrica desensibilizante, pasando por un gel fluorado, una corona o un empaste, un injerto de encía quirúrgico y hasta una endodoncia.

Aun así, te recomendamos mantener una higiene bucal adecuada para evitar el dolor de los dientes sensibles. Cualquier duda, no dudes en consultar con nosotros. Recuerda, en Clínica Dental Imagen ¡no hay dolor!

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *