La primera visita de tu hijo al dentista

Si tienes hijos ya te habrás dado cuenta de que la prevención es el mejor acicate para cualquier mal que les pueda acechar. Al igual que se pueden evitar resfriados, dolores de barriga o grandes caídas, también se pueden prever enfermedades bucodentales. Es por eso que las revisiones dentales de los niños son imprescindibles, ya que de ellas depende el futuro de la salud de su boca.

En la actualidad la recomendación de los odontólogos es que la primera visita se lleve a cabo al cumplir un año y luego haya una revisión anual. En esta primera toma de contacto se comprobará la posible existencia de caries del biberón, si no hay afecciones periodontales, si se han producido alteraciones del crecimiento o la posición de los dientes. Además, el odontólogo te hará las recomendaciones necesarias para que el niño mantenga una adecuada higiene bucodental.

Desde Clínica Dental Imagen queremos ofrecerte una serie de pautas para que esa primera consulta sea todo un éxito y no suponga ningún estrés para el pequeño. Lo más importante es que elijas a un odontólogo preparado y acostumbrado a atender a niños, ya que es importante aplicar un poco de psicología infantil para evitar que sufran durante la intervención.

Antes de salir de casa, resulta muy beneficioso que lo prepares para esa primera visita. Un consejo: sitúale frente al espejo y explícale lo que hace el dentista mientras mira sus dientes y boca.

De esta manera, comprenderá que no van a hacerle nada malo, que solo se trata de observar sus dientes.

Si crees que tu hijo puede sufrir miedo o pánico durante la consulta al dentista, es recomendable que pases con él. Nosotros permitimos el acceso a los padres en la primera visita hasta que el niño coge confianza para entrar él solo en el gabinete.

También es muy útil coger la cita temprano –mejor por la mañana o a primera hora de la tarde–, así evitas que el menor pueda presenciar escenas de temor de algún otro pequeño que, como él, acude por primera vez al dentista. Intenta que tu hijo haya descansado previamente, pues siempre reaccionará de una manera más tranquila.

Pero, quizás, el mejor consejo que podemos darte es que, si tienes miedo al dentista, nunca lo expreses delante de él, ya que los niños aprenden por imitación. Acude a tus visitas tranquilo y confiado, lleva a tu hijo contigo y así aprenderá con tu ejemplo.

Si después de leer toda esta información sigues teniendo alguna duda, no te quedes con ella y llámanos. En Clínica Dental Imagen estaremos encantados de atenderte. Estamos especializados en todo tipo de pacientes y, en especial, los niños nos encantan. Y recuerda que en nuestra clínica, gracias a la sedación consciente, #NoHayDolor.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *