Si te vas de vacaciones, lleva tu salud dental contigo

La salud bocodental, así como la de todo nuestro organismo, no es un niño al que puedas dejar unos días con los abuelos, ni la tortuga que le dejas a tu vecino para que le dé de comer y le cambie el agua mientras tú disfrutas de unos días de descanso en la playa. No. Tu salud dental es mucho más celosa que ellos y, si no te la llevas a tus vacaciones, puede haber consecuencias en vuestra relación.

Es muy común descuidar la higiene de nuestra boca cuando pasamos esos deseados días fuera de casa. No en vano, hábitos como el cepillado de dientes detrás de cada comida forman parte de las rutinas con las que rompemos cuando estamos de vacaciones. Comer en chiringuitos y a deshora, los cócteles y dulces a media tarde, etc., alteran nuestros hábitos de higiene bucal. Justo cuando más necesaria se hace.

Aunque nos parezca que por unos días no pasa nada, que es lo que se tiende a pensar, esta falta de atención puede traer consecuencias incómodas para nuestros dientes y encías. Por ejemplo, un aumento de la placa bacteriana, que puede derivar a su vez en un empeoramiento en la salud gingival. También podemos notar cómo aumenta nuestra sensibilidad dental debido al desajuste del PH de nuestra boca, o la aparición del mal aliento.

Es por ello que recomendamos algunas sencillas pautas a seguir en esos días para evitar que nuestra próxima revisión en el dentista sea un desastre:

  • Bebe agua con frecuencia para tener una buena hidratación y evitar infecciones.
  • Consume frutas y verduras frescas de temporada.
  • Evita en la medida de lo posible las bebidas azucaradas.
  • Si se es fumador, se debe intentar no aumentar el hábito de consumo.

Siguiendo estos consejos, mantendremos nuestro estado de salud dental a raya. Pero, sobre todo, no dejes de cepillarte los dientes, especialmente el cepillado de la mañana y el de antes de irnos a dormir.

Este verano, tu equipaje más valioso es tu cepillo de dientes.

Y recuerda que en Clínica Dental Imagen, tratamientos sin dolor gracias a la sedación consciente con óxido nitroso.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *