¿Qué provoca que mis dientes sean amarillos?

En ocasiones, al mirarnos al espejo, hemos podido comprobar cómo nuestra sonrisa dista mucho de las que vemos en las campañas publicitarias. Un ideal estético que se acerca pocas veces a la realidad. Todos queremos lucir, en la medida de lo posible, unos dientes blancos y resplandecientes. Y nos alarmamos cuando la dentadura va tomando un color amarillento. Es un problema que afecta a la gran mayoría de la población. Pero, aun siendo tan corriente, hay que poner todo de nuestra parte para poder evitarlo o, al menos, retardarlo. Por eso, si quieres combatirlo desde el conocimiento, deberías saber cuáles son las causas más habituales de aparición de estas indeseadas manchas.

Existen muchos motivos que aceleran la decoración de los dientes. Diferentes factores que provocan manchas, ya sean en la superficie o en la capa interna. Las extrínsecas a la pieza, generalmente, son producidas por una mala higiene oral, por hábitos dañinos como fumar o por el tipo de alimentación que estemos llevando. Consumir habitualmente café, alcohol, té negro, vino o bebidas gaseosas perjudica seriamente al esmalte del diente.

Pero hay otros causantes. Algunos enjuagues bucales, empleados en tratamientos peridontales, o la excesiva exposición de flúor también pueden incidir en la decoración. Del mismo modo que determinados medicamentos, en especial los antidepresivos y antiestamínicos, y ciertas enfermedades o infecciones. También existen factores físicos que son incontrolables, como la genética o el envejecimiento.

El color del esmalte, además de ser hereditario, depende del grosor del propio diente. Cuanto más grueso sea, más blanco será. Pero no es algo definitivo. Inevitablemente, con el paso de los años se va desgastando. Haciéndose más fina la pieza y, por consecuencia, viéndose más el color de la dentina. De ahí que cuando envejecemos la sonrisa se amarillenta.

En conclusión, el aspecto de la dentadura, aunque genéticamente esté condicionado, depende directamente de la higiene oral y de la dieta que mantengamos. Si has perdido el tono blanco de los dientes, no pruebes con remedios milagrosos caseros y acude al especialista lo antes posible. Dependiendo de la causa, en la Clínica Dental Imagen te ofreceremos la solución más adecuada para conseguir una sonrisa perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos