Estefanía Chamorro, higienista de Dental Imagen

Momento de conocer un poco más en profundidad a la persona que hay detrás de Estefanía Chamorro Domínguez (Sevilla, 1991), auxiliar e higienista bucodental en Clínica Dental Imagen.

 

  • ¿Cómo te definirías?
  • Trabajadora , responsable y buena compañera.
  • ¿Por qué decidiste dedicarte a esto?
  • Por vocación. Empecé estudiando auxiliar de enfermería y tuve la oportunidad de hacer prácticas en un hospital y en una clínica dental. Ahí fue cuando decidí mi camino y, sin dudarlo, empecé a estudiar para especializarme como higienista bucodental.
  • ¿Crees que eres una buena profesional?
  • Sí, porque soy una persona comprometida e intento sacar el mayor rendimiento de mi trabajo.
  • ¿Cuál es la mayor aptitud que debes tener en tu profesión?
  • Ser muy profesional, así podrás cubrir las necesidades de cada paciente.
  • ¿Cómo ves la salud bucodental en nuestros días?
  • Veo que cada vez las personas están más concienciadas con la importancia que tiene en su bienestar, pero, sobre todo, están más sensibilizadas con la estética.
  • ¿Ha avanzado mucho el sector? ¿Está más presente en la vida de las personas?
  • El sector ha mejorado en materia de innovación y nuevas tecnologías, como la sedación por óxido nitroso que utilizamos en nuestra clínica. Pero, en cambio, no está tan presente como debería, ya que algunos pacientes solamente vienen cuando es muy intenso y persistente el dolor.
  • En tu opinión, ¿la odontología se comunica bien?
  • No. Todavía existen muchos pacientes que siguen siendo muy reticentes a la hora de ir al odontólogo.
  • Como clínica, ¿qué crees que os diferencia de las demás?
  • La profesionalidad del equipo y la experiencia en el sector.
  • ¿Cómo se puede hacer frente a la competitividad de las grandes cadenas de clínicas dentales?
  •  Teniendo un trato más personalizado con el paciente.
  • ¿Crees que es razonable buscar ofertas para nuestra boca? No, nunca. Toda oferta tiene su trampa y lo barato sale caro.
  • ¿Cuál crees que es la clave para que una clínica lleve 25 años ofreciendo sus servicios?
  •  Por la profesionalidad y la confianza depositada y por tener una excelente calidad en sus tratamientos odontológicos.
  • En la consulta, ¿cuál es la pregunta más frecuente? ¿Y la más extraña que te han hecho?
  • La más habitual es que si el tratamiento les va a doler y la pregunta más rara, que si se pueden descalzar en el sillón.
  • En lo referente a salud bucodental, ¿hay modas? ¿Qué te parecen?
  • Sí, por ejemplo los diastemas entre incisivos o ponerse diamantes pegados a las piezas dentales. Pero, como moda, con el tiempo se convierten en pasajeras y no son convenientes.
  • ¿Qué papel juega la ética en el ejercicio profesional de la odontología?
  •  La ética juega un papel clave en la habilidad que tenga el odontólogo a la hora de diagnosticar a un paciente.
  • Dinos la verdad: ¿le tienes miedo a los dentistas?
  • No, porque son profesionales. Eso sí, le tengo respeto a ciertos tratamientos. Solo eso.
  • “Tú que te mereces un príncipe, un dentista”, cantaba María Jiménez con La Cabra Mecánica. ¿Casarías a tu hijo con un odontólogo?
  • Es algo que tendría que elegir él o ella. No me importaría. Aunque es un trabajo que requiere mucha dedicación y poco tiempo libre.
  • ¿Cómo ves el futuro de la odontología?
  • Lo veo bien, habrá nuevas tecnologías y la gente será más consciente de lo importante de una buena salud bucodental.

 

PLANO CORTO

Una razón para ir al dentista: Revisiones para vigilar el estado bucodental.

Lo que te hace sonreír: Estar con mi familia y mis amigos.

Tu mayor osadía en la vida: Ir a ver a mi novio a una competición de grappling.

Una manía: Despertarme antes de que suene el despertador.

Un personaje histórico: Thomas Edison, inventor de la bombilla.

Un superpoder: Poder controlar el tiempo.

Tu diente favorito: Los premolares, por su anatomía.

El paciente ideal: La persona que confíe en nosotros y no tenga miedo de hacerse cualquier tratamiento.

Algo perfecto para hincarle el diente: El chocolate y el jamón de bellota.

Lo mejor de tu profesión: Poder ser cercana con el paciente. 

La clave para una sonrisa perfecta: Tener una buena técnica de higiene, además de personas en tu entorno que te hagan sonreír.

La Clínica Imagen, en dos palabras: Grandes profesionales.

 

DN126_1081 Estefania_CDI QPV oct14

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos